Bienvenid@ a nuestro Blog

BIENVENID@ A NUESTRO BLOG

Estás en el Aula Alpha de TEMPLE INANNA - ESCUELA COSMOSÓPHICA. En este Blog sobre El Ser Cósmico, podrás meditar y estudiar Todo el material del que nuestra Escuela dispone y que ha sido canalizado desde el Corazón, para ser entregado a quien resuene con esta información.

Nuestra recomendación es: Cierra los ojos, abre la puerta de tu corazón, deja que tu alma vibre y sumérgete en esos Mundos en los que el Espíritu logra expresarse, tal cual es.

Siente y vive con nosotros el TODO.

Las 7 Tareas





===============================================================================
2ª Tarea del Ser Cósmico

===============================================================================
3ª Tarea del Ser Cósmico

===============================================================================
4ª Tarea del Ser Cósmico

===============================================================================
5ª Tarea del Ser Cósmico

===============================================================================
6ª Tarea del Ser Cósmico

===============================================================================
7ª Tarea del Ser Cósmico

===============================================================================

7ª Tarea del Ser Cósmico - Meditación MER-KA-BA


Técnica Facilitada por:
INANNA Escuela Cosmosóphica


Antes de comenzar es necesario hacer una breve explicación sobre el MerKaBa, ya que para realizar esta meditación es preciso conocer su significado. De forma explícita y en síntesis, podemos decir que MerKaBa es el Vehículo por el cual se expresa el Espíritu en sus infinitas posibilidades. En hebreo significa tanto el Trono de Dios como el Carro o Vehículo que lleva el Cuerpo Humano y el Espíritu de un lugar a otro.
Tal y como lo explica Drúvalo Melkizedec, en egipcio, la palabra Mer-Ka-Ba, es realmente una composición de 3 palabras: Mer para referirnos a una “clase especial de Luz” que genera un campo contrarrotatorio; Ka que significa “Espíritu” y Ba que significa “la interpretación de la realidad”, es decir el Cuerpo Humano manifestando el Espíritu, la personificación de las fuerzas vitales de la Entidad, el proceso que se va a vivir en esta meditación. Por tanto, en resumen, podemos definir Mer-Ka-Ba como un Campo contrarrotatorio de Luz que interactúa y traslada el Espíritu y el Cuerpo desde un mundo hasta otro, aunque sabemos que es mucho más todo lo que queda por descubrir sobre este vehículo de Luz. El Mer-Ka-Ba se extiende a todas las dimensiones posibles y en cada dimensión usa las leyes de esa dimensión para manifestarse.
En este séptimo encuentro vamos a realizar una síntesis arquetípica de todas aquellas fuerzas, que hemos ido experimentando hasta ahora. En esta vinculación quántica, vamos a poder vivir algo que puede parecernos un hecho “espectacular”, pero no es así, es algo tan propio de las Entidades Celestes, que al vivirlas en la Tierra, nos va a parecer extrañas, fenoménicas o incluso extraordinarias. Debemos dejar esas fases emocionales para otro momento, sin poner expectativa, pero si poniendo fe.
Como es lógico, esta frecuencia vibracional, estará en resonancia absoluta con el Espíritu receptor en toda generación del Principio Único. En caso contrario no existiría la forma de encajar ambos aspectos del Ser. Cada individuo en su frecuencia quántica, marca la posibilidad de una doble, triple, o múltiple encarnación en el mismo espacio-tiempo, gracias a lo cual, va a poder dictaminar la tipología MerKaBa que su Espíritu va a expresar. No siempre estas opciones evolutivas se dan, pero si es frecuente que sean experimentadas por las Mónadas encarnadas, así como por entidades Avatares, Deidades Arquetípicas y otras fuerzas espirituales de calibre similar. Esto se debe a que la potencialidad de su personalidad (Ba) es tan poderosa que puede permitirse expresarse de múltiples modos a un tiempo. Resolviendo de ese modo, aquello que vino a resolver, tejiendo un paradigma claro, en el que cada una de las fracciones, es un motor que funciona en simultaneidad con todos sus elementos formando un Todo.
El Ba, como se puede ver, no es una forma, ni un característica, ni siquiera una parte de nada. Es más bien una Fuerza Espiritual con identidad propia y con su propia forma de expresarse dentro de un contexto dado. El Ba se desvela al Ser, cuando en su proceso evolutivo la Entidad alcanza a encarnar la divinidad que abandonó, sólo entonces el Ser integra su Ba y se completa para no volver jamás a alejarse de quien fue.
 (pequeña pausa)
Comenzamos…
Respiro profundamente, lenta y sincrónicamente. Relajo el cuerpo y concentro toda mi atención en la respiración. Siento la sístole y la diástole, dentro – fuera, dentro – fuera, dentro-fuera. Inspiro… e inspirando… me inspiro. El aire penetra en todas mis células, las regenera, las nutre. Sigo respirando… siento como concentro toda mi energía en la sede de mi alma y ahí en ese espacio vital, abrazo todo lo que fui, soy y seré. Lentamente exhalo y exhalando siento en profundidad la Vida de todo lo creado. Me siento vivo en este AHORA eterno.
Siento mi Espíritu latiendo en mi interior, con la voluntad de continuar encarnando tal cual es. Le ofrezco nuestro vehículo, nuestro MerKaBa, la geometría se hace palpable a mi interior, mi Cuerpo de Luz se expande, el MerKaBa soy yo. Siento como la vibración de todo mi Ser se eleva, percibo a la perfección mi Luz Interior. Continúo lenta y profundamente respirando. Mi Luz está viva, palpita, crece, se asienta, se establece… me siento profundamente agradecido por vivir con consciencia este proceso, viendo la Vida de la realidad en la que emerge mi Espíritu.
Permanezco respirando y sintiendo mientras mi Cuerpo de Luz sigue palpitando, elevándose, consciente de su Cielo... El Cielo está en la Tierra… Lo sé, lo siento…Viajo en mi MerKaBa, puedo ser y estar donde quiero.
(pausa)
Me encuentro concentrado y atento en mi Luz interior. Es tan presente, auténtica y amorosa que decido disfrutar de este instante de por vida. La abrazo y abrazándola siento como por vez primera trasciendo la dualidad. Somos Uno, no hay separación. Puedo amar quien soy, sentirme enamorado de mí Ser. Soy, somos y seré…
El Camino sempiterno muere en mí para nacer un espacio en el que el rumbo, el destino y la meta han desaparecido, pues ahora la prioridad no es llegar a ninguna parte, sino saber que ya he llegado y que ahí, en ese espacio sagrado, está Todo. No hay más separación. No hay dualidad, ni división. Todo es Uno.
Respiro mi nuevo estado de amor. Mi nueva cualidad de Ser Yo. Respiro Todo lo que Existe y amparado en ese estado, comienzo a conocerme de nuevo mucho más profundamente. Las adversidades son ajenas a mí Ser. Aquí no hay miedo, no hay dificultad, no hay límite, no hay nada que me reste poder personal.
Permanezco y siento como en unión y presencia vivo este ahora eterno…
Aquí consciente de mi cuerpo, de mi alma, de mi espíritu, de todo mi Ser, Soy.
(pausa)
Anclado en mi vehículo MerKaBa puedo moverme a través del espacio, el tiempo, las dimensiones y planos, siempre accediendo desde lo más elevado y conteniendo las leyes que operan en cada dimensión y grado. Sólo desde esa resonancia voy a poder recorrer mi Multidimensionalidad. Aquí es cuando el propio Universo, como Entidad se conecta a mi Ser, y unidos siendo Uno, vamos a poder Ser allí donde nuestra presencia sea requerida.
Permanezco y siento como el Universo se acerca… su presencia es inmensa… su Luz insondable, su Amor interminable… respiro y permito que la Luz del Universo me embargue.
(pequeña pausa)
Siento como el Universo me envuelve y en sus brazos, siendo Uno, puedo sentirme Todo lo que Existe. Es un estado de Comunión tan auténtico y profundo, que solamente ahí sé que estoy con Dios. Una música nos acompaña. Suaves notas están surgiendo de cada uno de los instrumentos que cada Ser Humano despierto está tocando. La composición es infinita.
(espacio para la música)
Habla por sí misma de todas las experiencias que de por vidas la Raza Humana vivió en sus días de gloria y desdicha. Para que algunos aprendieran de otras razas. Para que muchos aprendiéramos de otras formas de Amor. Para que unos cuantos aprendieran a respetar la enfermedad y el dolor. Para que otros tantos más supieran que el Arte es un Don muy especial. Para que muchos comenzaran a creer en algo más. Para que los insurrectos dejaran de creerse poseedores de la verdad, abandonaran la soberbia y conocieran la humildad…
La raza humana se creó para todos, para que siempre en algún lugar, existiera un Ser Humano que en sus manos hallara la Verdad, sería entonces cuando el UNIVERSO se aliaría con ellos y acompañándolos desde todos los planos, conseguirían conquistar aquello en lo que creían desde su más íntima verdad.
Permanezco y siento anclado en mi MerKaBa como cada Ser Humano que ha alcanzado resonar con la verdad del Universo, estamos unidos formando un gran círculo, permitiendo que nuestra experiencia y nuestro dolor, se eleve en una única canción.
Escuchamos esas notas y ahí cantamos con la voz de nuestras almas, al unísono, la partitura de la Raza Humana.
Así dice la canción de las Almas:
Sentí la tierra, sentí la semilla que se ocultaba en ella, sentí al agua humedecer aquella belleza, sentí al aire susurrarle al fuego, que se brindara y elevara sus llamas, para que todos las viéramos. Sentí… y sintiendo esperé… esperé el momento.
Esperé, cerciorándome de que lo verosímil, era lo único que me iba  a hacer creer. ¿Y eso que es? – me pregunté. Pues verosímil es, aquello que de la tierra crece, para con sus raíces florecer, tras que el aire nutra las hojas, y viren a tostadas antes de caer. Verosímil  es, acariciar las hojas con gotas del manantial del saber, observar como el tronco que las sustenta, adquiere irisados tonos, cada vez que puede verlas crecer. Verosímil es, la opacidad más alta y la claridad más baja. La infinitud de tu Alma y la partícula más oblicua, de todo tu Ser.  Verosímil es, el néctar que se derrama, fluyendo por ese tronco intacto, fulminado por el tiempo, anclado en el espacio, y sólo encontrado por los más diestros y alados. Verosímil es, caminar paso tras paso en pos de tu serenidad. Caminar pisando con certeza piedras, pozos y cordilleras, sin querer dejar de caminar.
Cuando el Árbol de la vida encuentre, lo abrazaré. Será para mí para siempre. No me alejaré. Recordaré que eso ya lo hice, y no me olvidaré de cuánto me costó volver.
De verdes hojas el Árbol se llenará. La suave brisa las mecerá. Un dulce manantial de agua, nutrirá sus raíces, mientras de la tierra surgirá, el más bello e intenso fuego que nunca nadie conseguirá apagar. Ese mismo día el éter me envolverá. Me arropará con todas sus fuerzas, con todo el Amor que es capaz de brindar. Sólo entonces sabré que en mí yace la divinidad. La fuerza del Espíritu de la Unidad. Ahí será cuando El Portal de Dios se abrirá para siempre en mi Corazón, para no cerrarse jamás. En ese sagrado lugar, acogeré a todo mí Ser. Lo meceré. Lo respiraré. Juntos en esa comunión, seremos los Únicos.
(pausa)
Una Nueva Orden se ha creado. La Raza Humana se está transformando en una única Raza. Los aquí presentes nos hemos entregado al Servicio Planetario. Hemos establecido un compromiso Mundial, para que un Nuevo Paradigma sea el que conquiste el Corazón de Gaia, a través del Amor por este Planeta que es nuestra Casa. Podemos sentir a la Madre Naturaleza como nuestra Madre Primordial. Podemos sentir al Espíritu Celestial como nuestro Padre Universal. Podemos sentir a toda la Humanidad como nuestros Hermanos. La Verdad nos conecta con el Plan Global de Evolución. No existe dualidad, solamente unidad. Todos somos Uno con Dios.
En esa cohesión siento haber alcanzo el Portal de Dios. Penetro en él. Cruzo el umbral. Siento que es el momento de que me sea entregado mi Don, ese que desconozco y que fragüé gracias a mis pretéritas experiencias, a todo por lo que luché y a todo lo que amé. Mientras yo separado de mí vivía en un Cuerpo Humano, Dios creaba para mí el tesoro de lo labrado. Doy con un hermoso Árbol. Es el Árbol de la Vida. Tiene frutos para cada uno de nosotros. Me siento en su pie, coloco la espalda contra el tronco. Respiro y haciéndolo sé que este es mi nuevo árbol. Él conserva mi genealogía. Este es el Árbol de mi Familia Original. De mi Familia Espiritual. Sólo ellos saben todo de mí y de mi Don.
Me levanto para recoger el fruto. Una preciosa Flor llama mi atención, la acaricio y al hacerlo me muestra qué es lo que mi experiencia gestó. La siento. Siento y recuerdo. Comprendo. Ese Soy Yo. Ahora sé lo que tengo que hacer. La Flor de la Vida que en su día creé, contiene todo lo que de mí gesté. Es el momento de recoger ese Don y ponerlo al Servicio de Todos, siendo hoy y siempre Yo.
Permanezco y siento el flujo de mi Don, como me es entregado por la Flor, diagramas de Luz me invaden, penetrando en todas mis células. Mi MerKaBa se expande mostrando su Luz a quien la pueda ver. Respiro y expando mi Luz por doquier.
(pausa)
Y aquí nos encontramos, amparados hoy y siempre por el Gran Manantial, donde viven desde antaño los primeros en llegar. Son los 22 Arcanos, los más incognoscibles y ancianos, los que de algún modo y a su manera nos quisieron siempre ayudar. El Amor más infinito, en sus Grandes Corazones lograron llevar, hasta el final de los días, esos en el que cada cual, consigue acceder a la Mesa, donde ellos nos esperaran.
Agradezco todo lo que soy, todo lo que hago, todo lo que tengo, el Ser Humano, agradezco, agradezco y agradezco…
Permanezco agradeciendo y sabiendo que formo parte de este inmenso y amoroso Universo, así agradeciendo voy recuperando la consciencia de esta dimensión.
Poco a poco, regreso del plano de conciencia en el que me encuentro, trayendo conmigo Todo lo que Soy. Así me anclo a Gaia y vibro con ella al unísono.
Siento como ambos nos nutrimos de un Todo superior y ahí permanezco y siento… siento… siento… mientras poco a poco regreso a esta dimensión…

Texto y Narración a cargo de Núria Gómez y Carmen Millán


TEMPLE INANNA - Aula Alpha


6ª TAREA DEL SER CÓSMICO - Gran Portal de la Infinitud 888

YO SOY CREADORA, TÚ ERES CREADOR, NOSOTROS CREAMOS


Técnica Facilitada por:
INANNA Escuela Cosmosóphica

GRAN PORTAL DE LA INFINITUD 888 – Inspiración – Creación - Vida

Las probabilidades son realidades tangibles para el nuevo Espíritu. Cuando estamos preparados para desarrollar, vivenciar y sostener la responsabilidad que representa ejercer de aquello para lo que fuimos creados, la propia experiencia nos regala oportunidades mágicas que van a alimentar esta faceta que para una mayoría de nosotros, es desconocida, pues hasta ahora, el ejercicio de cocreación de la realidad se ha efectuado de forma inconsciente y de acuerdo a nuestro Plan Personal de Vida, con la finalidad de dotar nuestro Camino del equilibrio y la coherencia necesaria. Mientras hacemos Camino de Vida, resolvemos Causa-Efecto kármico y al mismo tiempo sembramos con nuestro esfuerzo resolutivo, lo que recogeremos en un futuro. Los frutos de la siembra son invisibles al ojo humano, pero no al tercer ojo, al de la intuición, la percepción y la clarividencia. Sabemos que toda experiencia, sea de la índole que sea, es lo mejor para nuestro aprendizaje. La lectura de un duro suceso es: ¿Qué estoy aprendiendo de esto…? Sólo así desde la reflexión consciente, damos el salto cuántico necesario para abrir la Puerta de Realidades que permanecen ocultas y que nuestro Ser ha Creado para ser recogidas y materializadas en el momento preciso, ese en el que la sincronicidad actúa, manifestándose como una oportunidad de vivir en aquello que jamás antes se habitó. Es entonces cuando nuestra capacidad co-creadora nos envuelve, abandonamos el personaje y de repente nos sabemos habitando en una fuerza original que tiene la consigna de diseñar aquello que es mejor para uno y para todos. Ahí comienza nuestra experiencia transpersonal más rica y llena de misterio que existe. Lo oculto, sagrado, esotérico o démosle el nombre que queramos, deja de serlo, los parámetros que definen las fuerzas de creación del Principio Femenino y del Principio Masculino, así como los impulsos o voluntad del Espíritu para iniciar el movimiento en un sólido manantial prístino, se convierten en algo categórico. El Principio Femenino emerge como individualidad sólida, palpable y divina y el Principio Masculino hace lo propio, consolidando su energía tangible a la par de la de su opuesto. Ambos resuenan y en perfecta comunión, por vez primera se fusionan, creando el Principio Único.
Sintamos esta experiencia como el paso previo a experiencias futuras que en poco podrán asimilarse a las pasadas, en cuanto a su configuración cuántica.
El Universo nos ofrece la oportunidad de cruzar el Gran Portal de la Infinitud del 888, con el objetivo de consolidar el Espíritu del Principio Único, recién nacido y aprender a sentir la INSPIRACIÓN – CREACIÓN Y VIDA que emerge de la Voluntad Creadora del Ser. El Cielo ya está en la Tierra…
(pequeña pausa)
Comenzamos…
Respiro profundamente, lenta y sincrónicamente. Relajo el cuerpo y concentro toda mi atención en la respiración. Siento la sístole y la diástole, dentro – fuera, dentro – fuera, dentro-fuera. Inspiro… e inspirando… me inspiro. El aire penetra en todas mis células, las regenera, las nutre. Sigo respirando… siento como creo y al tiempo creamos, somos creadores. Lentamente exhalo y exhalando siento en profundidad la Vida de todo lo creado. Me siento vivo en este AHORA eterno.
Siento mi Espíritu latiendo en mi interior, con la voluntad de continuar inspirando, creando y viviendo. Continúo lenta y profundamente respirando. Inspiro…, me inspiro…, creo…, creamos… y exhalo…, viviendo la Vida de la realidad en la que emerge mi Espíritu.
Permanezco respirando y sintiendo la INSPIRACIÓN, LA CREACIÓN Y LA VIDA como un proceso sin principio ni fin... El Cielo está en la Tierra… Lo sé, lo siento…
(pausa)
Me encuentro suspendido en la NADA, no puedo saber que hay arriba o abajo, o bien donde se encuentra lo interior o lo exterior, tampoco puedo distinguir izquierda de derecha. Estoy en la NADA, en el más absoluto VACÍO… No hay dirección, ni centro, ni nada que me sirva de referencia para poder distinguirme, verme, saberme, sentirme. Siquiera puedo saber si estos pensamientos son propios o ajenos. La oscuridad es absoluta. El silencio es sepulcral. La quietud, inquietante. No hay NADA, sólo vacío.
(pequeña pausa)
No se percibe movimiento, todo es estático, inalterable, no se percibe la acción. Al hacerme consciente de ello, algo en mí reclama movimiento. Reclamo consciencia, reclamo luz. Tan pronto aparece este sentimiento, sin más, proyecto con toda mi voluntad de ser y existir, un poderoso haz. Partiendo de un punto, el haz define el arriba-abajo, delante-destrás, derecha-izquierda. Las seis direcciones se acaban de definir. A mayor voluntad y poder de mi Espíritu, mayor fuerza, longitud de onda y resonancia de cada haz. Siento a las seis direcciones cruzar a través de mí.
Permanezco e inspiro, me inspiro, creo, creamos, exhalo y repito…
(pausa)
Creo la unión de cada uno de los puntos finitos que el haz de cada dirección marca. Trazando conexiones primero hacia arriba, donde se crea una gran pirámide y lo mismo hacia abajo, donde se crea una pirámide invertida, simétrica a la primera. La completitud de ambas pirámides forman un octaedro. Siento como paso a paso estoy creando un gran campo de energía a mí alrededor.
Sigo proyectando a través de la Geometría Sagrada, el Principio Masculino está diseñando desde la Nada. El Principio Femenino entrega su útero para la creación. Estamos creando vida.
Impulso al octaedro para que dé un giro completo en la dirección de cada uno de sus vértices, observo que con cada giro que describo, estoy trazando los parámetros de una esfera perfecta.
La esfera está hecha, en ella se manifestará toda la fuerza y voluntad creadora del Principio Femenino, creando, viviendo y existiendo dentro de este Mundo Finito. Manifestando en todo momento TODO de sí. El Principio Femenino se muestra. Puede sentir el espacio y sus límites. Una bella presencia, viva esencia de todos los tiempos y edades, razas, culturas y credos, se manifiesta. Sentimos en nuestro interior la fuerza de nuestro hemisferio derecho. Lo intangible, irracional, lo oculto, lo transpersonal, está tomando su espacio. La percepción, la clarividencia, la intuición y todos nuestros sentidos se amplían de forma clara y precisa. Podemos sentir nuestro Cielo interior.
-          Ssshhh , el Cielo está hablando:
-          Yo Soy Creadora. Soy esas Aguas claras y esa Tierra fértil que se inunda a la espera de abrazar Semillas eternas que Tú me entregarás.
-          Yo Soy Creadora. Creadora de formas de Conciencia, con paganas creencias que fluyen por ritmos imperecederos de mi propio caminar.
-          Yo Soy Creadora. Creadora y Sabia, en ocasiones todavía muy flaca, en otras, llena del placer de profundas experiencias arcaicas, nobles todas ellas, ninguna que me haya hecho enloquecer.
-          Soy Creadora, de fuerzas, oleajes y tempestades, de originales y excéntricos bailes, que siquiera  Tú puedes comprender.
-          Soy Creadora, de ritos y mitos ancestrales, de motivos y episodios espectaculares, que Hoy y siempre te daré a conocer.
-          Soy Creadora, para ser contigo única y exclusiva. Para contigo expresar una intensa danza de vida. Para contigo emerger desde una oscura noche fría y alcanzar ese amanecer donde solos tú y yo podemos crear vida.
-          Soy Creadora, Soy Bruja, Diosa, Chamana y Amazona y todo lo que me proponga Ser.
Un nuevo silencio, lo invade TODO, el Principio Femenino se muestra tal cual es…
El Cielo está en la Tierra…
Permanezco e inspiro, me inspiro, creo, creamos, exhalo y repito…
(pausa)
Impulso de nuevo el octaedro en las seis direcciones, describiendo una nueva esfera. Es idéntica a la anterior, es perfecta. Tal y como la segunda esfera se crea, el Principio Masculino transfiere todo su Ser en ese espacio limitado en el que manifestarse.
El hemisferio izquierdo se reactiva, una poderosa fuente de datos, signos, números y fuerzas de orden se ejecutan, como columnas inacabables de características, que en su momento tendrán su razón de existir. La fuerza de la voluntad del Principio Masculino se está manifestando en esta segunda esfera. La acción toma forma, los algoritmos son vertidos y las fuentes concretas de radiación, puestas al servicio de la razón. Una hermosa presencia masculina se presenta, viva esencia de todos los tiempos y edades, razas, culturas y credos.
-          Sssshhhh, el Cielo quiere decir algo:
-          Yo Soy Creador. Soy quien ideo, diseño y moldeo la Semilla del Amor.
-           Yo Soy Creador. Creador de múltiples procesos, de interminables proyectos, de interesantes inventos. Soy también descubridor, pues Yo Soy Creador de todo aquello que ambos en su momento precisaremos para verter la magia de nuestro Amor.
-          Yo Soy Creador, porque soy la acción. Soy soldado cuando lucho y conquisto. Soy director cuando gestiono, ordeno y administro. Soy Maestro y Científico cuando me instruyo, instruyo, pienso, deduzco e investigo. Soy Creador, pues Soy Arquitecto y Constructor.
Un nuevo silencio, lo invade TODO, el Principio Masculino se muestra tal cual es…
El Cielo está en la Tierra…
Permanezco e inspiro, me inspiro, creo, creamos, exhalo y repito…
(pausa)
-          Estás ahí…? – le pregunto al silencio de la mañana que siempre me espera.
-          Si, lo estoy – me contesta.
-          Tengo que confesarte que la Tierra ya está lista para acoger la Semilla.
-          Pues tómala, acógela en tu seno, sólo ahí crecerá y se desarrollará.
Es entonces cuando ambas esferas se unen creando un cuerpo intermedio perfecto, que contendrá lo mejor de ambos.
De nuevo, un silencio sepulcral lo invade Todo. La Vida está emergiendo. El Principio único Creando. La Luz del Universo, palpitando.
(pausa)
Una realidad oculta está tomando cuerpo. El deseo del Principio Único, está siendo materializado. Las experiencias ocultas que se han mantenido vivas en la esfera de ella, sin haber podido ver nunca la luz, son activadas por la unión. El intenso encuentro, la fusión de ambos Principios, la intención y el deseo de ver cumplida una probabilidad de vida superior, son el efecto que va a ser vivido por el Principio Único Creador.
La inspiración ha provocado la creación y la creación ha traído consigo la Vida.
Expando la Vida, tan pronto como siento que mi Voluntad, se encamina hacia el lugar que siempre elegí. No tengo ninguna duda, así desde la certeza, la Voluntad crece en mí. Crece abandonando a aquel niño pequeño en el que siempre creyó. Gracias a ello y a un tesón de hierro, existe Vida…
El Principio Único está latente en mi interior, soy vivo reflejo de lo superior. El Cielo está en la Tierra. Entre la Tierra y el Cielo no existe separación. Cuando el Cielo habla, yo enmudezco y juntos emprendemos nuestra verdadera labor: Vivir Sabiendo, Vivir Creando, Vivir Existiendo. Eso es Todo.
(pausa)
De repente en ese perfecto estado, alcanzo a obtener un mensaje. Presto toda mi atención:
Siento bajo mis pies, la tierra que por eones amé. Siento en cada respiración el aire impoluto de una brisa que acompaña con dulces notas, mi única canción. Siento en las profundidades de mi alma, un mar de irisados colores que dan vida a los tonos más increíbles, con los que la llama del fuego de mi corazón, pinta el Cielo que por siempre existió.
El cuadro de mi obra está acabado, brilla por siempre en un espacio infinito de odas, en un tiempo indefinido por segundos, en una infinidad de posibilidades que se me otorgan, para que pueda con ellas iniciar una nueva obra.
No dudo, no temo, sólo vivo, existo y creo.
Tal y como expreso estas palabras, una casi imperceptible brisa hace aparición, siento como la inspiración me rodea, el Principio Único se manifiesta en mí. Lo recuerdo Soy Creador. Un pliégalo surgido de la nada, se me entrega en forma de lienzo, para pintar en ese éter primigenio aquello que nunca pude habitar. Cojo el pincel que diseña los caminos por los que transitaré. El gran fuego de mi corazón se aviva de pasión. Estoy enamorado de la vida, mis sentimientos no tiene parangón. El pincel inunda de formas y colores el lienzo, una música suena. Es la música de mi alma, expresando día a día cada una de las notas.
Permanezco, vivo, existo y creo…
(larga pausa)
El decreto del AHORA es firme Yo Soy el Cielo vibrando, caminando y creando en la Tierra. Yo Soy el firme propósito de un Plan de Vida infinito, cuyo finito manifiesto, caminando sin detenerme en la nada, sabiendo que lo soy TODO. Yo Soy Creador.
Con la inmensa gratitud que me aporta la activación del Principio Único en el que habita mi Yo, expreso la intención de resonar en eterno con este instante de mi evolución. Así el Punto Prisma se expande desde mi interior hacia el infinito, abarcando todo lo que existe, existirá y existió. No tiene límites, pues el Prisma dimana mucho más allá de lo que abarco Yo.
Poco a poco, regreso del plano de conciencia en el que me encuentro, trayendo conmigo Todo lo que Soy. Así me anclo a Gaia y vibro con ella al unísono.
Siento como ambos nos nutrimos de un Todo superior y ahí permanezco y siento… siento… siento… mientras poco a poco regreso a esta dimensión…

Texto y Narración a cargo de Núria Gómez y Carmen Millán


TEMPLE INANNA - Aula Alpha

5ª Tarea - MEDITACIÓN DEL PUNTO CONCEPCIÓN - YO SOY

Técnica facilitada por:

INANNA ESCUELA COSMOSÓPHICA


En esta fase, penetramos aún más profundamente si cabe en el Ser, sin perder de vista que nuestra más alta meta, es la de reconstruirnos tal como somos en nuestra verdad original. Para ello hay un camino que cruzar y ese camino, pese a que no es fácil, es hermoso. Conforme estamos más cerca de nosotros mismos, más gozo siente nuestra Alma por Todo. Ahora sabe que aquí en este AHORA, está la clave de Todo.
Para que sea más entendible el proceso que vamos a iniciar, comenzar haciendo un apunte sobre el significado del Átomo Permanente.
Ha llegado el instante de procrear en nuestro propio interior un nuevo Ser. Penetremos en los entresijos de nosotros mismos y descubramos el Punto Concepción, allí donde se inicia toda vida.
(pequeña pausa)
Comenzamos…
Respiro profundamente, pues un aroma extraño me envuelve, deseo descubrir su procedencia. El aire es impoluto, tanto que me permite distinguir sus átomos. Nunca antes había respirado un aire tan sumamente sagrado. De repente, advierto que no se trata del Elemento Aire, sino del Elemento Éter. Siento como sus átomos se introducen en mí. A través del aliento y al inspirar profundamente, son capaces de alcanzar todos los rincones de mi cuerpo material. Mis células están contentas, por vez primera sienten que les estoy aportando lo mejor para ellas. Siento, como una a una se iluminan, restableciendo todos los canales energéticos de mi cuerpo. Por vez primera ese éter primigenio, puede tocar suelo a través de mi cuerpo.


Permanezco y siento como el éter primigenio nutre todo mi Ser, alcanzando la totalidad de mis átomos, iluminando cada rincón, hasta alcanzar el átomo permanente.
(pausa)
Así desde este nivel de autoconsciencia puedo afirmar y dejar grabada una importante declaración de conciencia para compartirla con el Mundo y que pueda ser escuchada por todo el Universo:
Esta es mi confesión…
Yo HOY me Identifico con todas mis células, con mi origen y mi final, con mi Todo, con tu Todo y con Todo. Yo HOY he despertado y así despierto, vivo consciente de una nueva realidad, esa que desconozco. Camino hacia ella.
Yo HOY me declaro Responsable por haber argumentado, manipulado y tergiversado todo aquello que me ha interesado. Soy Responsable de haberme dejado llevar por las bajas pasiones, por estúpidas emociones, por esclavistas pensamientos que han lacerado mi cuerpo al completo, cubriéndolo de heridas, de enfermedades y de minusvalías.
Me Responsabilizo de haber sido juez y acusado. De haberme inmolado entre falsos preceptos. De haber adoctrinado y haber sido atrapado por el dogma más arcaico. El mismo que ha participado de los falsos credos, ideologías y absurdos esquemas de vida, obra y pensamiento, que me han hecho vivir como un humano encarcelado, habiendo sido preso de mí mismo.
(pausa)
Yo HOY me confieso…
Confieso ser un Ser Humano, con recursos infinitos. Dotado de infinitas armas, aún por descubrir. Con poderes, a veces fundados otros muchos infundados, que en su incoherencia se tornan contra mí.
Confieso no saber si merezco, o bien si el merecimiento, es exactamente lo que creo que más tengo, pues en mi soberbia me olvidé de la verdadera riqueza, la única que te viste con ropas principescas, a costa de no poseer nada ni a nadie, más que a tu propio Ser.
Si, lo confieso, un buen día me perdí, oculto y enfermizo, habitante de locas pasiones, habitado por intensas emociones que me obligaban a sentirme sumergido cada día en un nuevo reto, muchos de los cuales jamás vencí, pues mis propios miedos me obligaron a dejarme jalar por la oscuridad de un Alma, que en vilo vigiló y fue testigo de tantos y tantos fracasos vividos, como pasos en falso me permití, a sabiendas que el riesgo es propio del que tiene valor, aún siendo un gran cobarde lleno de temor.
(pausa)
Yo HOY Reconozco…
Reconozco que en esta Tierra Mágica en la que por eones habité, puedo reconocerme y reconocer. Reconozco que durante la larga singladura no supe nada de lo que HOY sé de ti.
Reconozco tu mérito, tu forma de entregarle al Mundo TODO lo que surge de ti. Te Reconozco.
Reconozco, tu forma de expresarte, de vacilar ante lo que parece tan inquietante, por lo que crees no saber ni contener.
Reconozco en ti la mirada frágil de quien ya no quiere vivir más en esa absurda fragilidad, que te hace sentir que si no lo consigues, te volverás a romper en diez pedazos o cien, aunque en realidad serán más de mil.
Te Reconozco…
Reconozco tu expresión de extrañeza, de agudeza, de periódicas e intensas flaquezas, que te hicieron sentir pequeña, en esa falacia de vida que nunca ni hoy será eterna.
Te reconozco…
Reconozco el esfuerzo por desear que los otros te quieran, por dejarte la vida entera en la espera, sin advertir siquiera que eras tú misma quien se infringía la herida del que camina exento de estima.
Yo te reconozco y siempre te reconoceré.
Reconozco el amor prohibido, tu poder cautivo, los imperios perdidos, todo lo que tanto te hizo enloquecer. Te reconozco
Reconozco la súplica de tu mirada clavada, deseando ser escuchada, en ese lugar de duelo, en el que no queda consuelo, sólo un triste silencio que llena mi mente de una vida que jamás antes reconocí.
Sí, ya no dudo. Hoy te reconozco. Te reconozco a ti como el Ser más inmenso que habita en mí.
Sí, quiero volver a nacer, porque te reconozco y te reconoceré.

(pausa)
Por todo ello, Yo HOY puedo Aceptar y Acepto…
Acepto mi pasado y con ello todos mis actos, experiencias y circunstancias, las mismas que me fueron entregadas para que pudiera descubrirme.
Acepto todas las formas de vida con las que en mi camino vida tras vida y también entre vidas, mientras moría, aun creyendo estar viva.
Acepto las palabras, el verbo, las formas más profundas de expresarme que utilicé, para comunicarme e interrelacionarme con el objetivo de darme a conocer.
Acepto los lugares, emplazamientos, escenarios, dimensiones y planos por los que transité, acogiendo mi energía para que Yo pudiera crecer, pues el espacio fue mi garantía para Ser, siendo parte de la partícula divina, a pesar de que mi humanidad me hacía sentir a leguas de mi divinidad.
Acepto mi tránsito por la interminable línea de tiempo que me vio crecer, detenerme, morir y volver a nacer, pues el tiempo fue mi sabiduría más eterna y viva, quien me devolvió a mí divinidad.
Acepto, porque HOY puedo amar la realidad de la vida y no nada de lo que me inventé.
(pausa)
Yo HOY Decreto…
Que abandono todo aquello que no me permite seguir creciendo, viviendo, descubriendo, soñar y amar en libertad. Lo ABANDONO YA.
Yo HOY Decreto…
Que abandono lo inservible, caducado, mustio, ajado, y pernicioso, con la intención de llegar a integrar todo lo nuevo que me resta por alcanzar. Voy en su busca YA.
Yo HOY Decreto…
Que abandono ese otro Yo que en su día me acompañó, para dar espacio a una novedosa parte de mí, pendiente de descubrir. La integro en mí AHORA.
Yo HOY Decreto…
Que abandono al falso rico, al mentiroso, al decrépito, al cobarde y al mendigo, para reconocer el mérito del valiente, del transparente, del real, del servicial y del trabajador de la vida, que se ha ganado la libertad. Lo transformo YA.
(pausa)
Yo HOY Soy…
Yo HOY soy quien profundiza en la verdad de la vida y deja de vivir en la banalidad.
Yo HOY soy quien se declara Responsable y no elude ninguna responsabilidad.
Yo HOY soy quien se confiesa ante la vida y la creación, a ciencia cierta de que ha llegado el instante de desvelar todo dolor.
Yo HOY soy, quien reconoce el Mundo en el que habito, consciente de toda su luz y toda su oscuridad, como un espejo de mi propia Alma evolutiva.
Yo HOY Soy quien decreta ante el Universo, desnudo y sabiendo que el presente es mi verdadero lugar en el que estoy obligado a habitar.
YO HOY SOY
YO HOY SOY
YO HOY SOY
Porque Soy quien Soy, viviendo en la infinitud del tiempo y siendo para toda la eternidad.
(pausa)
Así agradeciendo, permanezco. Aprovecho este momento de íntima comunión con Dios para agradecerle la Vida que me entregó.
Gracias por la vida que me entregaste, HOY puedo abrazarla y no dejar jamás de vivir. Gracias, gracias, gracias.
(larga pausa)
El AHORA es mi reino, mi Hogar, mi Mansión original, mi espacio de creación, mi vanguardia y la fuerza de mi voluntad, mi objetivo primordial.  El tiempo es el camino que recorro durante mi crecimiento. Pero HOY el Espacio y el Tiempo se cruzan y en esa intersección ESTOY AHORA SIENDO YO. Ilumino el Punto Concepción, el nuevo Espíritu se está gestando, sólo resta alimentarlo, porque YO SOY QUIEN SOY.
Con la inmensa gratitud que me aporta este único lugar en el que habita mi Yo, regreso del plano de conciencia en el que me encuentro, trayendo conmigo Todo lo que Soy. Así me anclo a Gaia y vibro con ella al unísono.
Siento como ambos nos nutrimos de un Todo superior y ahí permanezco y siento… siento… siento… mientras poco a poco regreso a esta dimensión…


TEMPLE INANNA
www.templeinanna.blogspot.com